Como se esperba ha iniciado la campaña contra López Obrador, ya era hora, y han hecho todo lo que ya han practicado. Es decir ya desempolvaron el arsenal, los video escándalos, lo del peligro para México, la demonización del populismo. Por otro lado buscan confundir a la población, desanimarla, buscan como dice Brozo desanimarla para que no vaya a votar. Saben que una baja votación es lo único que les permitirá conservar el poder.

Desde hace unos meses, en algunos rincones del ámbito político se comentaba que había un plan maestro para evitar que el tabasqueño llegué, y, por lo visto hasta el momento son los cartuchos ya gastados, nada novedoso por el momento. Podemos hablar de falta de imaginación, simplemente van a jugar con lo que ya saben con mayor intensidad, eso si niveles nunca vistos en México.

Para evitar el fraude la gente tiene que ir a las casillas, el grupo peñista esta empecinado en permanecer en el poder, y no les importa lo que tengan que hacer, ni siquiera consideran si lo que hacen puede ser contraproducente. Se aproximan días muy tensos, como dicen los comentaristas deportivos esto es de pronóstico reservado, lo único claro es que ya pusieron manos a la obra.

Anuncios

Se ha estado despojando a comunidades de sus tierras, y de su agua, detrás de este proyecto hay problemas sociales más grandes de los que se piensan, va más allá de unos campesinos bloqueando calles agitando sus machetes al aire, gritando consignas con el apoyo de estudiantes.

Se han estado destrozando cerros, que cumplen con una función de captar agua. Es lo mismo que pasa con la minería a cielo abierto que tanto se ha satanizado con mucha razón. Precisamente en localidades cercanas a este Aeropuerto, se han abierto minas que están extrayendo material para las pistas.

La excavación a cielo abierto, retira gran cantidad de suelo, que ya no permite la filtración de agua a mantos freáticos, si no el agua se escurre por las grietas de las capas que quedan al descubierto, y la lluvia que caiga se pierde, se trata de agua que ya no se reincorporará al ciclo del agua.

Se han expropiado muchos terrenos para el aeropuerto, para las minas y para obras hidráulicas destinadas al abasto del nuevo aeropuerto. Lo que añade un vil robo de agua, a comunidades de agricultores que dejarán de producir. A esta gente, no se le da ninguna oportunidad para sustituir sus actividades productivas.

Si consideramos que la creación de los empleos que provocará el aeropuerto tomará tiempo, y jamás alcanzará la cantidad de empleos que tanto prometen. Es un hecho que el fracaso del proyecto dejaría una gran cantidad de gente desposeída.

La gente afectada por la obra conoce de primera mano los daños secundarios, además está bastante informada de los aspectos técnicos que según los apologistas de Texcoco desconocen.

El Nuevo Aeropuerto es un negocio, no una obra de infraestructura, con tres clases de beneficios: Los contratos de construcción, por su magnitud son millonarios; la ‘Aerópolis’, bienes raíces a lo grande; y la conversión de inversión privada en deuda pública.

Enfoquemos el último punto, por las complicaciones técnicas, el monto de la construcción es demasiado alto como pagarse con el cobro a los usuarios, la ‘Aerópolis’ es dónde se recupera, pero es posible que de construir el aeropuerto se tenga que rechazar su construcción, la inversión se pierde.

Entonces los magos de la finazas de la tecnocracia, hacen una serie de intercambios extraños que a modo de hechizo convierten la inversión privada en deuda pública. Lo pagaría el gobierno, es decir los contribuyentes. Pero los impulsores de Texcoco perdieron las elecciones, ese es el dilema.

Hay quien puede pensar que al estar bajo el escrutinio internacional eso es imposible, por eso hay que decir que detrás de este proyecto están los políticos del Estado de México, expertos en negocios inmobiliarios, que son muy corruptos y que sus obras hablan por ellos.

Si se construye en Texcoco, no tardaría mucho en tener problemas, con lo que mucha gente que ha invertido, los que han comprado terrenos que los promotores del aeropuerto les vendieron a precios gigantescos, perderían su dinero.

El aeropuerto es una estafa gigante y un enorme fraude al mismo tiempo, fraude con el gobierno y estafa a los inversionistas, y un gran engaño al pueblo mexicano en general.

Para poder continuar con la construcción del Aeropuerto de Texcoco, se tienen que realizar cambios al Proyecto Lago de Texcoco, además de corregir algunos ajustes equivocados ya efectuados para construir la Terminal Aérea, esto implica gastos muy elevados, varias veces el costo de la obra.

Lo que hace que los costos, que se tengan en penalizaciones por la suspensión del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México -de las que hablan los defensores de Texcoco- sean problema menor. Éstos también olvidan que los contratos serán revisados, de ser el caso se anularan sin indemnización.

De lo que se ha hablado poco es de una “Aerópolis”, un conjunto de centros comerciales, instalaciones turísticas y centros de logística que se edificarían en las inmediaciones del Aeropuerto. Un inmenso negocio inmobiliario que también atenta contra el medio ambiente, que está contraindicado para la zona.

El alto empresariado del país, demanda que sea en Texcoco, y lo hacen por estar interesados en invertir en la “Aerópolis”, se esperan ganancias multimillonarias, es ahí de donde se intenta recuperar el costo del aeropuerto. La “Aerópolis” no se puede hacer, ¿entonces de dónde pagarían el Aeropuerto?

De continuar la construcción del Aeropuerto sin hacer las correcciones necesarias, se tendrían afectaciones en las zonas cercanas al mismo, que serían altísimas. La ecología, la hidrología y la geología lo dicen, la consulta popular que se propone viene a ser innecesaria.

Se ha gastado mucho dinero en comprar periodistas y expertos, para hacer ver viable a Texcoco e inviable a Santa Lucía.

El lecho lacustre del Lago de Texcoco, es considerado por expertos de la Universidad de Chapingo, uno de los peores suelos del mundo, muy fangoso, con lodos altamente corrosivos. Factor que haría el mantenimiento del Aeropuerto muy costoso. Claro, han difundido falsedades que contradicen todo ésto.

Otro agente son los escurrimientos, sería un aeropuerto en constante mantenimiento donde las pistas, los rodamientos, plataformas para aviones estarían en constante revisión, y se tendría que meter mano con mucha frecuencia.

Lo mismo pasaría con el edificio de las terminales, el pasado temblor del 19 de septiembre dejó ver que la terminal dos del actual aeropuerto Benito Juárez tuvo problemas, está edificada sobre un suelo considerablemente menos malo que el que tendría el Aeropuerto de Texcoco.

También los accesos viales al Aeropuerto tendrían que tener mantenimiento, lo que tal vez orillaría a cobrar cuota, la cual no sería nada barata. Se tendría que concesionar los caminos, algo que pesaría en ese Aeropuerto.

Los costos del mantenimiento harían la operación muy caro, y la tarifa para los aerolíneas sería la más alta del mundo, éstas le darían la vuelta. El Aeropuerto jamás alcanzará los 2700 vuelos al día, NAIM Texcoco sería un elefante blanco.

Se ha polemizado mucho la declaración de López Obrador de que el país está en bancarrota, reacción muy exagerada. Hay que recordar el tipo de declaraciones en sentido figurado a los que nos tiene acostumbrado, muchos dirían que son ‘pintorescas’. Lo cierto es que busca la controversia.

Usa el término en sentido figurado, hay problemas finacieros de consideración, como la deuda del gobierno federal y su servicio, a lo que hay que sumar la crisis de los gobiernos locales, recordemos que Morena ganó muchas alcaldías, y estarán obligados a rescatar a casi todos los ayuntamientos del país.

Poner orden en los Estados y municipios demandará recursos que se tendrán que desviar, lo que añadido a la atención de la deuda externa nos da una cantidad de dinero muy grande. Tenemos que recordar que, el tabasqueño ha mencionado con frecuencia la existencia de una doble contabilidad.

La tecnocracia siempre ha ofrecido las cifras de manera sesgada, las cuentas oficiales completas son un poco más fuertes. Pero las cuentas ocultas que consisten en cláusulas secretas y compromisos sin aprobación del congreso, que nos llevan a una situación mas grave.

Las necesidades reales del país son más grandes, así que se tendrán menos recursos para un problema mayores de lo que se piensa. Lo que representa un verdadero reto para la próxima administración del país, no es imposible pero si muy difícil.

México ha tenido una serie de malos gobiernos, muy corruptos y mal intencionados. No estamos en Bancarrota, pero estamos mucho más cerca de lo que los medios nos dicen.

Otra de las razones para tener un sector aeronáutico elitista, es la falta de aeropuertos suficientes, y eficientes, que muchos están mal ubicados porque se impuso el criterio inmobiliario al momento de su construcción. Lo que hace elevar los costos de operación, además de que se ve al viajar por avión como un lujo, en lugar de verlo como servicio.

Aunque dicen que será un Aeropuerto de vanguardia, en realidad hay muchas mentiras. Dicen que será el segundo a nivel mundial, lo que es falso, con el costo que tendría el mantenimiento, y el funcionamiento en general, las aerolíneas le darían la vuelta. Ese Aeropuerto será un elefante blanco más, sólo eso.

La distancia que debe de haber hacía los cuerpos de agua (lagos, ríos, lagunas) donde hay aves acuáticas, debe ser de 9 kilómetros cuando se tienen 3, y la orientación de la pista que es menor a los 10° al noreste, cuando para el Valle de México se tienen 53°, que es la que tiene el actual Aeropuerto y la misma base de Santa Lucía y el aeródromo de Atizapán.

Por la altura sobre el Nivel del Mar, en la Ciudad de México las pistas en paralelo deben de tener 1200 metros de separación entre ellas, el actual aeropuerto, Benito Juárez tiene 305 metros. El Aeropuerto de Texcoco tendría tres pares de pistas en paralelo con 500 metros de separación, lo que incumple las normativas, y en realidad no se harían.

Además la zona del lago de Texcoco es una zona con muchos vientos fuertes, lo que lo convierte en un aeropuerto inseguro. El sistema hidrológico también recibe aguas negras, lo que lo hace insalubre.

En 2001 ya se hablaba de la consultora MITRE, se le presentaba como una consultora importante, pero lejos de ser presentada como la principal. Hubo algunos periodicazos difamatorios en su contra, se le relacionaba con agencias de inteligencia de gobiernos extranjeros, cosa que es difícil de comprobar.

Pero es una empresa que presume de tener entre sus clientes a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, el Departamento de Estado y otras entidades del gobierno norteamericano, lo que es admitido por el mismo gobierno de los Estados Unidos. Es decir no es lo mismo, pero es igual.

Así el que paga manda, y para los norteamericanos cualquier aeropuerto con alcance a su cielo aéreo es de su interés. A ellos les funciona mejor si la aviación en México se queda estancada, así de fácil. Muchas pistas han sido cerradas a petición de la DEA, aun cuando no es realmente necesario, esto afecta nuestra Aviación Civil.

La Aviación Civil le da flexibilidad al transporte, abarca desde pequeñas avionetas a aviones de hasta 30 pasajeros, que pueden ser usados para transportar carga. Se ofrecen servicios como Taxis aéreos y vuelos Charter. En países con un sistema de pistas bien estructurado, se puede volar a un precio más bajo que los vuelos de las grandes líneas comerciales.

Una de las funciones de la Aviación Civil es presionar los precios a la baja, cosa que en México no tenemos. Lo que hay es un servicio elitista, claramente un obstáculo para el progreso.

 

 

Vicente Fox uso de los medios de comunicación masiva para impulsar el proyecto, con una intensidad tal que rebasaba los límites de la decencia, se recurría a viles mentiras, como decir que detendría el crecimiento urbano, o citar un estudio de impacto ambiental como ‘aval’. Ésto último un engaño para dejar la decisión sólo en el terreno económico.

Siendo la economía el campo que dominan los neoliberales itamitas, inflaron los costos que tendría Tizayuca y reducieron los costos de Texcoco, para justificar la decisión. Sacaron del cálculo las modificaciones que tienen que hacerse al proyecto de rescate lacustre, que son dos o tres veces más caros que el mismo aeropuerto.

El gobierno evitó las encuestas, se publicaron pocas, porque sabía que había rechazo. Cosa que se puede ver en los pocos estudios publicados en la prensa, pese a sus sesgos y su interpretación forzada, no pudieron ocultar que para la gente del Valle de México un Aeropuerto no es compatible con un rescate lacustre, cosa que su publicidad no pudo cambiar.

Este trabajo mediático del gobierno foxista me inspiró a tomarlo como tema de tesis. Pese a todo el bombardeo de publicidad, la mayor parte de la población en la Zona Metropolitana entendía muy bien que ‘todo ese barullo’ era por un negocio de bienes raíces, sabían que había un rescate lacustre, y para ellos no era compatible con un aeropuerto.

Durante años, cada que en los medios se hablaba de la necesidad de un nuevo aeropuerto para la Ciudad de México, salía a relucir Texcoco, lo que siempre me sonó a bienes raíces. En los años setenta se hablaba de Zumpango como la alternativa, que también incluía un proyecto de rescate para la Laguna del mismo nombre. En realidad el rescate del lago de Texcoco es parte de un ‘Plan Integral’ que incluye a los cuerpos de agua de Texcoco, Zumpango, Chalco, Tlahuac, Xochimilco.

Para este ‘Plan Integral’ han faltado los fondos, en parte por no haber dinero, en parte por que se opone a los intereses inmobiliarios, alrededor de los cuales hay tejida una impresionante telaraña de relaciones político empresariales. Detras del aeropuerto de Texcoco, estaba un ambicioso proyecto de desarrollo urbano, una inversión multimillonaria.

Así la Tecnocracia Neoliberal Itamita caracterizada por decir ‘No hay dinero’, estaba dispuesta a gastar montañas de dinero cuando se podía canalizar esos fondos a otros rubros. Para justificar ese gasto consiguieron opiniones de expertos que avalaran su proyecto.

En agosto de 2001 el Instituto de Ecología de la UNAM entregó un estudio de impacto ambiental, mismo del que no se quieren acordar en la máxima casa de estudio, ya que estaba mal hecho, y era incompleto. Aún así citaba los enormes daños que traería un aeropuerto en Texcoco, en sus conclusiones había una frase suelta se decía que los dos sitios implicaban daño ecológico.

Pese a que el estudio lo rechazaba sutilmente, la SCT Foxista lo interpretó como un aval para Texcoco, una enorme mentira.

 

Este servidor hizo su tesis acerca del conflicto del Nuevo Aeropuerto en 2001, fue algo tortuoso pero me salí con la mía. Una de las conclusiones que tuve que citar de pasada, es que el proyecto del Nuevo Aeropuerto en Texcoco es el ejemplo perfecto para dos cosas, ilustrar el neoliberalismo, como la gran mentira, el producto milagro que sólo empeora las cosas; y la ‘construcción de una gran fake news’.

Para empezar señalamos, que lo primero que encontramos fue que en la confrontación de 2001 entre el Gobierno Federal y el Gobierno de la Ciudad de México, cada uno tenía sus expertos calificados. Lo que pone al ciudadano en una complicada decisión, a quién creerle cuando los expertos se presentan como personas calificadas para emitir opinión.

Que nos permitirá decidir entre unos expertos y otros, después de pensarlo un poco, lo que tenemos en el acervo de conocimientos y experiencias, sumado al sentido común. Así, en mi caso, Texcoco pasa por la historia de mi familia, por lo mismo cuando era niño me llamó la atención un artículo que vi sobre el proyecto de rescate del lago de Texcoco, publicado en una revista vieja, mismo que leí varias veces.

En dicho texto se apuntaban los lagos artificiales, que se contemplaba una ampliación del actual aeropuerto Benito Juárez, pero no un aeropuerto. Le di seguimiento a la noticia, cada que aparecía algo en los medios. De esa manera supe del éxito de Sosa Texcoco, su sospechosa privatización, y el regreso de las aves migratorias.

Anuncios