Con el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (“GIEI”) que investiga la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, los amos del país han retomado una estrategia de desprestigio que usaron contra López Obrador hace 5 años y de hecho siguen usando de manera más suave.

Se trata de una estrategia que podemos nombrar el EnBocaAjenamiento. Cuando fue el desafuero, el tabasqueño declaraba a los medios que se trataba de una injuria, que era inocente; pero los periodistas serviles decían que ell entonces jefe de gobierno “viola la ley y le vale”. Esto por unas declaraciones que se dieron unos años antes con el asunto del paraje San Juan, donde al final la Suprema Corte le dio la razón al gobernante capitalino. Los medios le negaron el derecho a la reproducción de su dicho.

Con el GIEI cambiaron el sentido de las declaraciones, colocaron como lo más importante lo que se le había convenido con los padres de los normalistas, cuando es más grave que se hizo el nuevo peritaje a espaldas de los expertos. A esto le suman lo del dinero y las acusaciones que hay en otros países, de la que al menos en el caso de la guatemalteca es una vacilada. En todo el mundo las élites luchan contra los defensores de los derechos humanos.

Negar la reproducción de tu dicho es algo muy serio, es una nueva dimensión de la mentira. Sin embargo podrán engañar a la gente del país, pero es más difícil defender eso en el extranjero.

Enviado el martes 19 de abril del 2016 por la tarde.

Anuncios