Sobre la próxima jornada electoral

Desde que México tuvo vida independientemente, Toluca fue la capital del Estado de México, y casi todos sus gobernadores han sido originarios de la parte occidental de la entidad. Ninguno ha nacido y crecido en la zona oriente del estado, pese a que ésta es la más poblada, lo que habla de una gran separación entre gobernantes y gobernados. En ese estado de la República todo lo que hace el gobierno local, se ha decidido en Toluca por el reducido grupo político que ha ostentado el poder.

Es posible que las cosas cambien, la llegada de un gobernador oriundo de la parte oriente de la entidad es muy posible. La candidata de Morena, oriunda de Texcoco y que representa al grupo político del mismo nombre, tiene grandes posibilidades de ganar. Es lo que realmente está en juego, un cambio dramático en la política regional de dicha entidad.

En 2006 con una participación del 57%, la izquierda barrió en las elecciones presidenciales. Tradicionalmente en las elecciones para gobernador se ha tenido una participación menor a 40%, lo que ha favorecido al PRI. Resulta que, para estas elecciones de 2017 nadie habla del abstencionismo.

Especulando, si la participación rebasa el 45% podemos hablar de una derrota del PRI, más del 50% asegura la victoria de Morena, con todo lo que implica para el grupo que ha controlado el país. El abstencionismo es el verdadero factor, y es una incognita, las encuestas publicadas no lo considerán -como si se ha hecho en otros procesos electorales- lo que viene a probar lo amañados que están estos ejercicios. Se está buscando inducir el voto y tener un elevado abstencionismo, lo que favorecería al PRI.

Enviado la madrugada del 15 de mayo de 2017.

Anuncios