La reciente absolución mediática que hizo el secretario de la función pública Virgilio Andrade del Jefe del Ejecutivo y su esposa en el caso de la Casa Blanca, es una muestra más del cinismo de la administración Peña; es una burla, un insulto a la inteligencia de los mexicanos. El mexiquense se ha empeñado en demostrar que en México la justicia tiene dos caminos.

Uno, el de los súbditos comunes, hay una enorme cantidad de inocentes en la cárcel, con procesos irregulares, algunos sin que su juicio haya empezado como le pasó a Angélica López, la bailarina a la que supuestamente le encontraron cocaína en su maleta; de alguna manera las autoridades han confirmado la versión de la joven al no haber dado su versión sobre la detención de la presunta culpable.

Cuando lo hagan, quién podría creerles, tal vez piensan que por el simple hecho de tratarse de autoridades federales la gente tiene que darles crédito. Sólo porque es la versión que sale en los medios masivos de información repitiéndose a cada rato debe de ser vista como verdad, por más inverosímil que sea. Cómo quieren que se acepte la versión oficial del escape del Chapo.

Del lado del poder está el otro camino de la ley; Virgilio Andrade que fue nombrado por su amigo El Mero Mero para que investigara el caso, hizo gala de rodeos interpretando los hechos del delito de manera diferente a la que se hace con los casos de los presos comunes; es claro, la ley se interpreta diferente según sea el acusado.

En México, tierra de privilegiados por excelencia la igualdad ante la ley es un “Mito Genial”.

Muchas impresiones ha dejado la evasión del Chapo Guzmán, es clara la naturaleza de la ayuda que tuvo dentro y fuera del presidio con que contó el ahora prófugo para poder salir. Tratándose de una fortaleza, es imposible salir de ahí sin apoyos de muy alto nivel. Algunos piensan que el escape se debió a que un sub-cartel se salió de control, otros lo ven relacionado con la extradición.

Hay gente a la que le queda la sensación de que más que una fuga a este hombre lo sacaron, muchos dudan que haya salido por ese túnel; pero se piensa que tenía mucho miedo que tenían a lo que podría salir a flote ante autoridades norteamericanas.

Tenemos en México todo un entramado de intereses alrededor de las actividades del narcotráfico; que van desde las policías, burocracias, políticos y empresarios. Ponerlas al descubierto implica poner en la mesa al régimen de privilegios vigente en el país.

Por algo se tiene la idea de que no lo capturaran, porque  debemos sospechar que en la graciosa huida también hubo cómplices foráneos. Seguramente autoridades corruptas de otros países han colaborado para que esté sano y salvo fuero de México.

Los asociados y clientes del sindicato del cuello blanco internacional se verían en riego si este personaje dice lo que sabe, además hay que considerar que este sujeto ha sido de gran ayuda en la consolidación de la política neoliberal en México; por eso debemos pensar en una fuga de Estado.

Enviado la tarde del sábado 8 de agosto del 2015.

Los riesgos del movimiento anulista

Tal vez el único riesgo que los anulistas menospreciaron, fue que su lucha podría incrementar el abstencionismo.

Esto a pesar de que el anulismo invitaba a los que tradicionalmente nunca votan a ir a las casillas. Se dice que otro error fue haber empezado tarde la campaña; lo que es cuestionable, porque lo que si se apreció fue que el voto nulo figuró poco como tendencia las redes sociales. Fue algo muy raro para el momento político del país.

Se vio lo mismo que se dio con los “ya me cansé”, con la diferencia que los anulistas carecieron de la fuerza y estructura para contrarrestar el uso sistemático de boots; además la confusión y la postura de la izquierda le hicieron la tarea más fácil a los ciberactivistas del régimen. Se tuvo plena conciencia de que el voto nulo es un rechazó al sistema con especial dedicatoria a la cabeza del gobierno.

Queda claro que en la pasada elección, a lo que más le tenía miedo Peña era un triunfo del anulismo. Sabía que una proporción alta del mismo iba a debilitar aún más a su administración. Que sería un mensaje claro que lo pondría en una posición incómoda ante la diminuta pero temida sociedad civil independiente del país.

La victoria del PRI fue pequeña, pese a sabotear en la red para promover el abstencionismo con la saturación mediática y una campaña en la que los empeños anti voto nulo fueron una parte muy importante.

Enviado la mañana del miércoles 1 de julio del 2015 por la mañana.

Haiga sido como haiga sido

El PRI hizo ver su maquinaria, pero siempre hay un negro en el arroz, aquí se trata de un puñado de piedritas, arroces y frijolitos. La prensa dijo que salvo Guerrero, se vivió una jornada tranquila, lo que es un tanto lejano de lo vivido.

Zafarranchos a lo largo de todo el país, conatos de bronca, varias impugnaciones serias y 22 muertos entre otras cosas. Los medios de comunicación hicieron una labor de control de daño que circuló muy poco el escándalo de OHL, amen de minimizar los ecos de ”las casas”. Fácil, silenciando a Carmen Aristegui.

México vivió unas elecciones a la vieja usanza, con un efectivo control de daño. Pueden celebrar su eficiencia, salvo que se hizo en un ambiente profundamente antidemocrático. Hasta se dieron el lujo de intervenir en las redes sociales con boots, contra opositores, movimientos sociales incluido el voto nulo.

El PRI apostó a dejar vacías las urnas. Si consideramos que es la primera vez que hubo concurrencia electoral, se votó en casi todas las entidades con procesos locales; la votación debió se mayor. En muchos estados el PRI gana gracias al abstencionismo, está vez lo promovieron con la infame publicidad y hasta alarmismo en pleno día de los comicios; la intencionalidad fue evidente.

Es difícil saber si el incremento del 43% al 47% de la participación electoral, se debe a la concurrencia o se trató de abstencionistas que pasaron ser responsables; con todo y la campaña en su contra, el anulismo tuvo buenos resultados.

Aparentando fuerza

El peñismo se alza con resultados ligeramente menores a los de hace 3 años, con un aliado como el Partido Encuentro Social viene ganando unos legisladores de más; es el gran ganador.

El PRI ganó porque sus adversarios estaban debilitados y lo aprovechó. Un PAN pagando los platos rotos de sus negligentes administraciones sexenales, una izquierda dividida, nadie oso castigar a su apéndice el Partido Verde; y el tener fuera del aire a Carmen Aristegui. Realmente tenía todo para ganar con mucha ventaja, considerando lo anterior es un fracaso.

Tenía mucho tiempo que el partido oficial no tenía unas elecciones tan cómodas en el ámbito mediático. El aparato de censura funcionó de una manera descarada, el control de la información difundida se extendió a las redes sociales, dónde ni el debate del voto nulo se libró. Su victoria tiene un tufo dictatorial.

La actitud del INE respecto al voto nulo es inadmisible, lo que le debe de importar a los consejeros es tener participación electoral, las cosas funcionan mejor cuando así pasa. Si el anulismo invita a los abstencionistas a ir a las casillas entonces, ¿Por qué abonar a la confusión?

La actitud de las autoridades electorales tal vez rebasa lo negligente. Deberían de saber que un buen resultado de voto nulo hubiera puesto al gobierno frente a la Sociedad Civil; teóricamente el verdadero beneficiario del voto nulo en cualquier lugar. Da la impresión de que a las autoridades electorales la Sociedad Civil les importa un comino.

Enviado la mañana del  lunes 15 de junio de 2015.

La exitosa campaña antianulista

Se dice que el voto nulo fracasó. Un experto me dijo, que el voto nulo es un fenómeno regional, y hubo una eficiente campaña para neutralizarlo. Aun así hubo resultados interesantes, como que se dio un mayor porcentaje de nulidad en elecciones locales que a nivel federal, con algunas zonas del país con voto nulo arriba del promedio.

La campaña que se tuvo debe ser digna de atención, fue dirigida hacía un movimiento espontáneo, sin líderes visibles, se usaron muchos medios para neutralizarlo; lo más importante es el por qué. ¿Cuáles son los motivos para emplear tantos recursos contra una expresión de carácter eminentemente simbólico?, y que aún así logró resultados interesantes.

Porque más que el sistema, el destinatario del voto nulo es el Presidente de la República y su partido. Por eso apostaron a engordar el abstencionismo. La llamada partidocracia, la mayoría de los líderes de opinión y los empresarios hicieron todo lo posible para que la gente no fuera a las casillas. Las autoridades electorales contribuyeron de manera negligente a la confusión.

Si vemos la publicidad tan patética, la infame campaña del Partido Verde. Es claro notar que se buscaba evitar la participación e incrementar el abstencionismo, tuvieron éxito porque fue una elección concurrente con 17 procesos locales, es lógico que se haya incrementado la participación a 47%; pero debió de haber sido más grande, ese es el punto.

Enviado la tarde del lunes 8 de junio del 2015.

Ganarse el voto

Hace casi tres años en medio del apoyo a las actividades del #YoSoy132, fui a una sede distrital como observador electoral. Muy pocas trampas, normal, ya que se trataba de un distrito donde se tiene buen nivel de vida; lo que llamó mi atención fue la forma en que se contaban los votos para el Congreso.

Resulta que cuando eran partidos en coalición, se apuntaba si votaba por alguno de los partidos de la coalición a se marcaba a todos los miembros de la misma; resulta que ese cálculo influía para la distribución de curules de representación proporcional. Me sorprendió mucho que los partidos no hayan hecho nada para informar a la gente a ese respecto.

En esa elección había dos alianzas con su respectivo partido ganón: la del PRI con el Partido Verde y la del PRD con el PT y el hoy Movimiento Ciudadano, dónde PRD y el PRI se quedaban con todo gracias a esta ignorancia ciudadana. Realmente esta anécdota tiene poco que ver con el anulismo, salvo la reflexión, obligatoria, verdaderamente vale la pena votar por partidos que no se esfuerzan por atender ésta y otras lagunas.

Si, los partidos tienen que hacer algunos esfuerzos para ganarse nuestro voto. Además de brindar la información completa de sus candidatos, muy pocos han dado su curriculum completo, se va a votar por desconocidos, es el llamado voto ciego.

Este es un factor a considerar, hay que saber votar, por quién se vota y con la sensación seguridad de hacer lo correcto; ésto es algo prácticamente ausente en los medios de comunicación.

Enviado la mañana del jueves 28 de mayo de 2015.

El voto a candidatos como alternativa o el interés tiene pies

Se dice que es preferible el voto de castigo al voto nulo, pero el voto de castigo presenta dos problemas, que muchos críticos del voto nulo han omitido; el que se necesita información para castigar y el prejuicio.

Hay gente que puede pensar si el PAN y el PRI no han funcionado me voy con la izquierda, pero la publicidad es confusa y en particular la de MORENA es desalentadora ¿Entonces a cuál izquierda? Se necesita información, y la que se tenga pasará por filtros personales.

La forma como opera el prejuicio es más sencilla, una persona de clase media, por prejuicio es probable que nunca vote por un candidato de izquierda, o que haya gente que nunca vote por un priísta o por un chilango.

Lo cierto es que hay elecciones donde si habrá candidatos viables visibles, pero otras donde prácticamente hay pocas y esas están lejos de conseguir la victoria. Lamentablemente los mexicanos vemos el segundo escenario como el dominante.

Las candidaturas para Diputados Federales si presentan oportunidades independientes, pero la Asamblea de Representantes y las Delegaciones Políticas en  la Capital del país, presentan fuerte intervención del capital inmobiliario. Asimismo en los Estados, se ven ambiciosos intereses en las campañas para Congresos locales y Alcaldías.

Si se detectan capitales corruptos respaldando candidaturas con posibilidades, el voto nulo se convierte en la única alternativa libre contra a dichas intenciones.

Enviado la mañana del jueves 28 de mayo de 2015.

Hay estudios que indican que todos los partidos perderían electores, pero hay polémica acerca de quien perdería más. Hay uno que indica que hay muchos electores de clase media los que se inclinarían a la invalidación del voto; otros que dicen que prevalecería el voto duro del PRI.

Hay que tener presente que el anulismo del 2009 se limitó a ciertos distritos, porque sabían que de generalizarse era muy probable que se hubiera ido en su contra. Es posible que si se hubiera tenido una intención de voto nulo como la actual en 2006 López Obrador hubiera ganado.

Tal vez la campaña del tabasqueño contra el anulismo sea una estrategia de psicología inversa, pero no es nada sana la forma en que ataca al que quiere anular su voto.

A cualquiera que se tome la molestia de quedarse en casa ese fin de semana, cuando bien podría irse de la ciudad a descansar, se toma el trabajo de irse a formar en un día que tal vez llueva para depositar un voto invalidado y que le pongan la apestosa tinta indeleble en el pulgar, y todo por cumplir con un deber ciudadano en un país con elevado abstencionismo; se le debe reconocer su integridad.

Si los políticos, empresarios o periodistas atacan al anulista es natural. Preocupa que lo hagan las autoridades electorales, ya que este movimiento le está haciendo el favor de incrementar las expectativas de participación ciudadana y reducir el abstencionismo, deberían de celebrarlo y ofrecerlo como alternativa ante el boicot a las elecciones.

Enviado la mañana del martes 26 de mayo de 2015.

Una oportunidad para la sociedad civil

Desde la izquierda se hace una crítica virulenta al voto nulo. Claman que beneficiará al PRI, que el dinero seguirá fluyendo hacía los partidos políticos y televisoras. En cierta forma tienen razón, sus argumentos son validos, pero parten de una visión un tanto estrecha del momento político del país.

Si se tiene un buen incremento de la participación ciudadana, el PRI no podrá robar votos, entonces los números que muestran en sus ejemplos serán más reducidos; aunque eso si, los presupuestos de los partidos serán asignados de la misma forma.

Pero la ciudadanía tendrá un pretexto muy bueno para la Sociedad Civil Independiente para irse a plantar al Instituto Electoral, Las Sedes del Congreso, La Secretaría de Gobernación e incluir al Tribunal Electoral, la misma Suprema Corte de Justicia en sus protestas. Exigiendo el cumplimiento de una clara voluntad ciudadana; lo que elevaría de golpe el pobre nivel de la ética pública que tiene la sociedad mexicana.

A estas instituciones bien le podemos añadir otras que también tienen su cuota de responsabilidad en la gran cosecha de voto nulos de la elección del próximo 7 junio de 2015. Hasta hoy el gobierno mexicano no ha confrontado protestas ciudadanas con reclamos puntuales. Se trata de asuntos relacionados con las causas del voto nulo, en los que mucha gente puede estar de acuerdo independientemente de su filiación política.

Se puede estar completamente de acuerdo en que hay que reducir dinero a partidos, televisoras, en la contaminación que dejan las campañas, entre otras cosas, etc.

Enviado la mañana del domingo 24 de mayo de 2015.